5 FORMAS DE RECONOCER UN BUEN VINO

1.

Hazte el sibarita y analiza el vino a partir del equilibrio básico entre aroma, sabor y color.

2.

Habrás visto a más de uno haciendo malabares con su copa de vino... Una de dos, o pretende ser un sibarita como tú o sabe de la importancia del color del vino. 

Buscaremos un color cristalino: el vino blanco  oscurece un poco con el tiempo y el tinto se aclara. 

3.

Aun que pueda parecer imposible, con el olor podemos averiguar mucho más allá de si es un vino blanco o negro

El olor ideal será aquel que transmita aromas de fruta madura.

Podemos incluso saber si ese vino es muy alcohólico.

4.

Sólo quedaría probarlo. Un pequeño sorbo, que nade en tu paladar un buen rato. Examina la dulzura y los sabores frutales que te proponga. Si reconoces el sabor a la uva, es un buen vino. Si por el contrario sabe solo a alcohol o sabe a corcho... 

¿Tienes ganas de más? Es tu buen vino. 

5.