6 formas de eliminar las hormigas del huerto/jardín

Las hormigas pueden ser un buen aliado para el jardín o el huerto, ya que son buenos removedores de tierra y con sus túneles favorecen la aireación y el drenaje. Además incorporan materia orgánica y son depredadoras de plagas como las termitas.


El problema empieza cuando estos pequeños insectos empiezan a entorpecer el buen crecimiento de nuestras plantas. Se comen las hojas o empiezan a hacer alianzas con los pulgones...


A continuación comentaremos 6 métodos para combatir las plagas de hormigas. Son métodos en su mayoría caseros que tienen efectividad pero no del 100%. Hay que ser constantes y tener paciencia.



El arroz

Esta es una buena forma de distraer a las hormigas para que dejen en paz a tus cultivos. Es importante que haya gran cantidad de arroz y que se rellene frecuentemente para que nunca falte. Las hormigas se focalizarán en el arroz y se lo llevarán al hormiguero, donde este absorberá toda la humedad y acabará destrozándolo.


el jabón potásico

El jabón potásico es una buena forma de acabar con las plagas, ya que limpia la planta. Este método es ecológico y no daña ni a la planta, ni a los humanos, ni a las mascotas. Está basado en tres ingredientes principales: agua, lípidos e hidróxido de potasio (KOH). Puedes usarlo también en modo preventivo.


la cáscara de naranja

De la misma forma que el arroz, la cáscara de la naranja también se la llevarán al hormiguero. La cáscara tiene una sustancia natural que se llama D-Limoneno que resulta ser letal para las hormigas, por lo que una vez empieza a descomponerse en el hormiguero, actúa como insecticida natural.


Infusión de ajo

Este es otro insecticida ecológico y casero efectivo contra las plagas. Los pasos para poder tener la solución consisten en dejar los ajos en remojo durante 24-48 horas y hervirlos durante 20 minutos. Se recomienda aplicar con pulverizador varias veces hasta que empecemos a ver su efectividad.


el vinagre

El vinagre desprende un fuerte olor que repela a las hormigas inmediatamente, ya que no soportan el olor. Consiste simplemente en mezclar, por partes iguales, agua con vinagre y pulverizar la planta afectada por la plaga. ¡Cuidado no verter sobre la tierra, ya que la acidifica!


Las hierbas aromáticas

Las hierbas aromáticas y algunas flores, en grandes cantidades, actúan como repelentes de insectos. Es el ejemplo de la lavanda, el orégano, menta, hierbabuena, romero, ruda y tagetes, entre otros.

¡Gracias por tu mensaje!